Cómo ser monitor o profesor de yoga y requisitos necesarios

Cómo ser monitor o profesor de yoga y requisitos necesarios

Ser monitor de yoga es una de las opciones laborales que más ha crecido en los últimos años dentro del ámbito del ejercicio físico y de la salud.

Y es que el yoga es una actividad que cuenta con una gran cantidad de practicantes en nuestro país, lo cual hace que en la última década se hayan abierto multitud de centros especializados en yoga.

Además, ante tal éxito, muchos gimnasios han optado por incorporar sesiones de yoga en su programa de actividades.

Todo esto, dentro del mercado laboral, va a suponer que se necesiten monitores y monitoras de yoga para poder cubrir la demanda existente en la actualidad.

Por lo tanto, formarse como profesor de yoga va a abrirnos las puertas a poder trabajar realizando una actividad que nos gusta, además de aprender todo aquello relacionado con el yoga, llegando a convertirnos en unos expertos o expertas.

En este artículo vamos a ver cómo ser monitor de yoga, que curso hace falta, los requisitos para ser monitor de yoga, y las salidas laborales que tiene esta profesión.

Cómo ser monitor o profesor de yoga

Para ser monitor de yoga, lo primero que deberemos realizar es una formación o un curso de yoga, que nos permita ejercer laboralmente una vez lo hayamos finalizado con éxito.

En este punto se puede optar por dos vías:

  • Realizar un curso de monitor de yoga en una escuela de formación deportiva reconocida y acreditada; y posteriormente, en aquellas comunidades autónomas españolas en las que sea necesario, realizar un proceso de acreditación de competencias para poder ejercer laboralmente. Esta sería la vía más rápida.
  • Realizar un Certificado Oficial de Profesionalidad de Instrucción de Yoga, el cual permite ejercer como monitores de yoga. Esta sería una vía más lenta.

¿Qué diferencia hay entre estas dos vías para ser monitor de yoga?

¿Qué diferencia hay entre estas dos vías para ser monitor de yoga?

En el caso de realizar un curso para ser monitor de yoga en una escuela deportiva acreditada, tardaremos menos tiempo en obtener una titulación, ya que se trata de formaciones que ofrece la escuela de forma periódica y de las cuales existen varias ediciones al año.

Existen muchas escuelas que ofrecen cursos para ser monitor de yoga, por lo tanto, es importante escoger una escuela acreditada que ofrezca una formación de calidad y con un contenido actualizado y completo.

Es por ello que un buen curso para ser profesor de yoga debe ofrecer, al menos, unas 600 horas de formación.

Además, es posible realizar un curso online para ser monitor de yoga, obteniendo una titulación equivalente y del mismo valor que en el caso de haber cursado una formación de yoga presencial.

Por lo tanto, se trata de una opción más cómoda, rápida y flexible para quienes busquen ser monitores o profesores de yoga.

Si se opta por esta vía, en algunas comunidades autónomas en las cuales se encuentra vigente la ley que regula las profesiones deportivas, se deberá realizar un proceso de acreditación de competencias para poder ejercer como monitores de yoga.

Más adelante hablaremos sobre este proceso.

Por otra parte, en el caso de realizar un Certificado Oficial de Profesionalidad de Instrucción de Yoga, no deberemos realizar este proceso de acreditación de competencias, pero contaremos con la desventaja de que solo se realiza una convocatoria anual.

Esto nos obliga a tener que esperar meses hasta poder empezar a formarnos, además de tener que estar obligados a asistir en el horario y días estipulados por el centro formativo.

Cómo es un curso para ser monitor de yoga

Hemos visto que la forma más rápida y cómoda de ser monitor de yoga es realizando una formación en una escuela deportiva acreditada y reconocida.

Optando por esta vía, podremos escoger entre varias convocatorias anuales, además de poder elegir un horario que más se adapte a nuestras obligaciones diarias.

Como ventaja añadida, también es posible realizar un curso online para ser profesor de yoga, gracias al cual podremos formarnos al ritmo que nosotros o nosotras ajustemos.

Lo principal a la hora de escoger un buen curso de monitor de yoga es elegir una buena escuela de formación.

Es importante que se trate de una escuela reconocida y acreditada, con sede física, y con una amplia trayectoria dentro del campo de la formación y la enseñanza.

Esto va a ser importante por el hecho de que, en el caso de tener que realizar el proceso de acreditación de competencias mencionado anteriormente, será necesario haber obtenido un título válido de cara a la administración competente.

Para poder realizar el proceso de acreditación de competencias, será necesario haber realizado un mínimo de horas de formación, las cuales deben contar con unos contenidos específicos que se ajusten a lo requerido.

¿Te gustaría trabajar como Monitor de Yoga?

CURSO DE INSTRUCTOR DE YOGA

Curso ONLINE con diploma de VALIDEZ INTERNACIONAL

Acreditación de competencias profesionales para ser monitor de yoga

Hemos hablado acerca de un proceso de acreditación de competencias profesionales para ser monitor de yoga, el cual se debe realizar en aquellas comunidades autónomas en las cuales se encuentre en vigor alguna ley del deporte.

Esta ley tiene como objetivo regular las profesiones en el ámbito del deporte, y la profesión de monitor de yoga es una de ellas.

Este proceso de acreditación de competencias es realizado por la administración competente de cada comunidad autónoma, por lo que se trata de algo ajeno a la escuela que imparte los cursos de formación.

Se trata de un trámite administrativo que tiene como objetivo verificar que las personas que desean ejercer como monitores de yoga, cuentan con los conocimientos y habilidades requeridas para tal fin.

En este artículo que enlazamos, hablamos ampliamente sobre el tema de la acreditación de competencias, el cual también se debe realizar para el caso de las personas que desean ejercer como entrenadores personales.

Requisitos para ser monitor de yoga

Requisitos para ser monitor de yoga

Vamos a ver ahora los requisitos para ser monitor de yoga.

Como hemos visto, el primero de ellos es realizar una formación que nos permita ejercer como tales, habiendo adquirido los conocimientos y habilidades necesarias para poder desarrollar esta profesión.

Sin embargo, a nivel personal, para ser monitores de yoga, va a ser recomendable contar con la mayoría de los siguientes aspectos:

Tener algo de experiencia practicando yoga

Siempre va a ser recomendable, antes de iniciarnos a formarnos como monitores de yoga, el hecho de contar con experiencia dentro de esta disciplina.

Ser monitor de yoga no es solo aprender a realizar yoga a la perfección, sino que lo principal va a ser aprender a enseñar yoga.

Conocer la ejecución de las principales asanas, pranayamas y técnicas de meditación va a ser un punto positivo para todas aquellas personas que quieren dedicarse de manera profesional a la enseñanza de yoga.

Tener buena técnica de ejecución en yoga

Como hemos comentado en el punto anterior, para poder enseñar yoga es necesario saber hacer yoga con un elevado nivel de técnica.

Es cierto que en un curso de monitor de yoga se enseña el cómo hacer cada asana de forma correcta; pero el hecho de tener ya cierto rodaje nos va a permitir centrarnos en cómo enseñar esa asana, y no en aprender a realizarla.

Si sabemos ejecutar a la perfección todos los movimientos, seremos capaces de enseñarlos de una forma clara y adecuada a nuestros futuros alumnos.

Tener una formación como monitor de yoga adecuada

El principal objetivo de un curso de monitor de yoga es el de enseñar a sus alumnos como enseñar y transmitir el yoga.

Un monitor de yoga va a impartir clases a alumnos que van a aprender técnicas y conceptos nuevos. Por lo tanto, es importante optar por una buena formación.

Por otra parte, una vez formados como monitores de yoga, es posible seguir creciendo profesionalmente a través de formaciones específicas, lo que nos permitirá especializarnos en algunos aspectos del yoga.

Es el caso del yoga para el embarazo y el postparto, del yin yoga, o del yoga aéreo o aeroyoga.

Ser una persona relajada y paciente

El yoga es una actividad que busca ofrecer un estado de calma en todos los niveles de la persona que lo practica.

Es por ello que, a la hora de enseñar yoga, se debe transmitir una sensación de calma y relajación, dando las órdenes e indicaciones de manera suave y clara.

Es importante que las clases transcurran en un ambiente calmado, que permita a los alumnos concentrarse en lo que están haciendo, en aprender lo que se está enseñando, y que, además, puedan relajarse para obtener los beneficios que aporta la práctica del yoga.

Saber comunicar

Enseñar yoga va a suponer transmitir a los alumnos las enseñanzas de esta disciplina.

Estos alumnos pueden ser desde practicantes con experiencia, hasta principiantes que nunca han practicado yoga y no conocen apenas nada sobre esta actividad.

Por ello, es importante saber adaptarse a todos los niveles, y comunicar en base a ello. No va a ser lo mismo dirigirse a personas que llevan años realizando yoga, que a personas que acaban de empezar.

Tener una forma física aceptable

En este punto nos estamos refiriendo a contar con un estado físico que nos permita realizar las asanas y movimientos de yoga son ningún problema.

Nuestro cometido como monitores de yoga es transmitir enseñanzas, tanto a nivel verbal, como a nivel visual; por lo que resulta imprescindible poder ejecutar todas las asanas sin restricciones o problemas, de forma que los alumnos puedan visualizar el movimiento correcto e imitarlo.

Salidas laborales del monitor de yoga

Salidas laborales del monitor de yoga

Las salidas laborales para un monitor de yoga son muy variadas. Actualmente nos encontramos en un momento de forma muy bueno de esta actividad, lo cual va a suponer que existe una semanada amplia de monitores y monitoras de yoga en el mercado laboral.

Una vez seamos monitores de yoga, podemos optar entre una de las siguientes opciones como salida laboral:

Ser monitores de yoga en un gimnasio o centro deportivo

Son muchos los gimnasios que ofrecen el yoga como una actividad más dentro de su oferta. Esta suele ser una de las primeras opciones por las cuales opta un recién titulado como monitor de yoga, y que resulta muy positiva de cara a adquirir experiencia y rodaje.

Actualmente existen muchas ofertas laborales de este tipo, cuyo principal inconveniente es que, en general, se trabaja con grupos muy grandes de alumnos, lo cual impide poder centrarse más detenidamente en cada persona.

En cualquier caso, y como decimos, se trata de una muy buena opción para adquirir experiencia o para completar un número de horas de trabajo a la semana.

Ser monitores de yoga en un centro de yoga

Se trata de la opción mayoritaria por la que optan los monitores de yoga recién titulados o con experiencia.

Actualmente existen muchos centros de yoga en las grandes ciudades, y en las localidades relativamente grandes. En estos centros se suele trabajar con grupos más reducidos que en los gimnasios, siendo lo habitual que las clases sean de unos 10 alumnos.

Esto permite hacer las clases más personales y familiares, permitiendo al monitor de yoga estar pendiente de todos los alumnos, y así poder corregir los fallos que se detecten para que el aprendizaje sea el mejor posible.

Ser monitores en otros centros privados o públicos

Las clases de yoga se imparten también en otros centros distintos a los gimnasios y a los específicos de yoga.

Por ejemplo, en hoteles, residencias, albergues, comunidades de vecinos grandes, complejos residenciales, locales municipales o clubes.

Son muchos los lugares donde se ofrece el yoga como una actividad, y ello hace que en dichos espacios se requiera a un monitor o monitora de yoga que lleve a cabo las sesiones varios días a la semana.

Ser monitores de yoga a domicilio

Una opción que está en auge es la ser monitores de yoga a domicilio. Consiste, como podemos imaginar, en desplazarnos al domicilio de clientes que van a pagar de forma individual (o por parejas) por una sesión de yoga.

El éxito de esta forma de practicar yoga reside en que el cliente o ha de desplazarse, y que puede ajustar el horario de la clase como más le convenga.

Además, como el yoga es una actividad que no requiere emplear material pesado o voluminoso, se hace muy sencillo el poder dar varias clases en un mismo día a diferentes clientes.

Montar nuestro propio centro de yoga

Esta es, sin duda, una opción que requiere recursos económicos, pero que bien planteada va a ofrecer unos resultados excelentes.

La ventaja del yoga en este sentido es que el material a emplear no es excesivamente caro si lo comparamos con otras actividades, y que además se trata de material ligero y fácilmente almacenable.

Por lo tanto, tras haber encontrado un buen local que se deberá acondicionar para poder crear un lugar de práctica agradable, solo deberemos adquirir el material necesario y crear un calendario de actividades a ofrecer.


Como hemos visto, ser monitor de yoga es una opción laboral que, ahora mismo, se encuentra en un momento bastante bueno y con la que existen numerosas opciones de incorporarse al mercado.

Lo importante va a ser empezar con una buena formación que nos permita desarrollar nuestras capacidades una vez empecemos a trabajar.

apta vital sport » articulos » cómo ser monitor o profesor de yoga y requisitos necesarios

Formación reconocida internacionalmente


COLABORADORES

PowerKan

APTA VITAL SPORT ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que ha podido promocionarse a través de medios digitales para la mejora de la competitividad y productividad de la empresa, del 15/12/2020 al 31/01/21. Para ello ha contado con el apoyo del programa TIC Cámaras soluciones impacto covid-19, de la Cámara de Comercio de Valencia

TIC Camaras
Diputacio de València
Camara de Comercio de España
Camara de Comercio de Valencia

Union Europea

FONDO EUROPEO DE DESARROLLO REGIONAL

UNA MANERA DE HACER EUROPA

IS VITAL BRAND SL, en el marco del programa ICEX Next, ha recibido el apoyo del ICEX y la cofinanciación del fondo europeo FEDER. El objetivo de este apoyo es contribuir al desarrollo internacional de la empresa y su entorno.